Informe de ACNUR: El coronavirus, una grave amenaza para la educación de las personas refugiadas

La mitad de los ni?os y ni?as refugiados en el mundo no están escolarizados.

Una ma?ana en la escuela primaria Vahdat, en Isfahan, Irán, donde ni?as refugiadas e iraníes se preparan para empezar clases llenas de entusiasmo y energía.

Una ma?ana en la escuela primaria Vahdat, en Isfahan, Irán, donde ni?as refugiadas e iraníes se preparan para empezar clases llenas de entusiasmo y energía.  © ACNUR/UNHCR/Mohammad Hossein Dehghanian

En un informe publicado hoy bajo el título “Uniendo fuerzas por la educación de las personas refugiadas”, ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, predice que, a menos que la comunidad internacional tome medidas inmediatas y ambiciosas para contrarrestar los efectos catastróficos de la COVID-19 en la educación de las personas refugiadas, el potencial de millones de jóvenes refugiados que viven en algunas de las comunidades más vulnerables del mundo se verá aún más amenazado. Los datos ofrecidos en el informe se basan en las estadísticas en bruto sobre la escolarización del a?o escolar 2019.

Aunque la COVID-19 ha tenido un impacto en la educación de ni?os y ni?as de todos los países, el informe muestra que los ni?os refugiados se han visto particularmente afectados. Antes de la pandemia, un ni?o refugiado tenía el doble de probabilidades de no asistir a la escuela que un ni?o no refugiado. Esta situación sin duda va a empeorar: muchos ni?os y ni?as refugiados probablemente no tendrán la oportunidad de retomar sus estudios por el cierre de escuelas, las graves dificultades para pagar las tasas de matriculación, uniformes o libros, la falta de acceso a tecnologías o porque se ven obligados a trabajar para ayudar a sus familias.

“La mitad de los ni?os refugiados del mundo no estaban escolarizados previamente a esta situación”, ha declarado Filippo Grandi, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados. “Después de todo lo que han soportado, no podemos robarles su futuro negándoles hoy una educación. A pesar de los enormes desafíos que plantea la pandemia, si se ofrece un mayor respaldo internacional a las personas refugiadas y a sus comunidades de acogida, podremos desarrollar más medios innovadores para proteger los avances fundamentales en la educación de los refugiados obtenidos durante los últimos a?os”.

Sin un mayor apoyo, el incremento sostenido de matriculación en escuelas, universidades y estudios técnicos y de formación profesional, que se ha ido ganando con gran esfuerzo, podría verse revertido, en algunos casos de forma permanente, poniendo en peligro los esfuerzos para alcanzar el Objetivo 4 de Desarrollo Sostenible de garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad para todos.

En unas contundentes palabras finales al informe, el Embajador de la Fundación Vodafone y de ACNUR para el Programa Escolar de Red Instantánea, Mohamed Salah, declaró: “Garantizar una educación de calidad hoy significa menos pobreza y sufrimiento ma?ana. A menos que cada uno ponga de su parte, generaciones de ni?os y ni?as, millones de menores en algunas de las regiones más pobres del mundo, tendrán que hacer frente a un futuro sombrío. Pero si trabajamos en equipo, unidos como si fuéramos uno solo, podemos darles la oportunidad que se merecen de tener un futuro digno. No la perdamos”.

Los datos del informe de 2019 se basan en las estadísticas de doce países que acogen a más de la mitad de los ni?os y ni?as refugiados en el mundo. Aunque la tasa bruta de matriculación en ense?anza primaria es del 77%, solo el 31% de los jóvenes está matriculado en secundaria. A nivel de educación superior, solo el 3% de los jóvenes refugiados han podido matricularse.

Estas cifras están muy por debajo de los promedios mundiales, no obstante, reflejan un avance. La matriculación en ense?anza secundaria aumentó en decenas de miles de ni?os refugiados, lo que supone un incremento del 2% solo en 2019. Sin embargo, la pandemia de COVID-19 amenaza ahora con malograr este y otros avances cruciales. La amenaza que pesa sobre la escolarización de las ni?as refugiadas es especialmente preocupante.

Las ni?as refugiadas ya tenían un menor acceso a la educación que los ni?os y tienen la mitad de probabilidades de continuar sus estudios en educación secundaria. Partiendo de los datos de ACNUR, el Fondo Malala ha estimado que, como resultado de la COVID-19, la mitad de todas las ni?as refugiadas que cursan estudios de secundaria no regresarán a clase cuando las escuelas reabran este mes de septiembre. En los países donde la tasa bruta de matriculación de las ni?as refugiadas en secundaria ya era inferior al 10%, todas las ni?as corren el riesgo de abandonar sus estudios definitivamente, una predicción alarmante que tendría un impacto en las generaciones venideras.

“Me preocupa especialmente el impacto en las ni?as y jóvenes refugiadas. La educación no solo es un derecho humano, sino que la protección y los beneficios económicos para las ni?as refugiadas, sus familias y sus comunidades educativas son evidentes. La comunidad internacional simplemente no puede permitirse el lujo de no brindarles las oportunidades que se derivan de la educación”, dijo Grandi.

La adaptación a las limitaciones impuestas por la COVID-19 ha sido especialmente dura para el 85% de las personas refugiadas que viven en países en desarrollo o menos desarrollados. Teléfonos móviles, tabletas, ordenadores portátiles, buena conectividad, o incluso los aparatos de radio, con frecuencia no se encuentran fácilmente disponibles para las comunidades desplazadas.

ACNUR, los gobiernos y los socios están trabajando sin descanso para cubrir los déficits críticos y garantizar la continuidad de la educación de las personas refugiadas durante la pandemia a través de la ense?anza digital, la televisión y la radio, y ayudando a los profesores y cuidadores para que puedan apoyar e interactuar con los estudiantes, respetando al mismo tiempo las medidas sanitarias.

El informe pone de manifiesto cómo las familias, las comunidades y los gobiernos están trabajando para brindar acceso a la educación a los ni?os y ni?as refugiados. De este modo, se muestran buenos ejemplos de gobiernos que han legislado sobre el derecho de los ni?os refugiados a asistir a las escuelas públicas, con testimonios de Ecuador e Irán. La innovación digital también se pone de relieve con el ejemplo del Ministro de Educación de Egipto, así como mediante la historia de una familia que vive en Jordania y se beneficia de la transición al aprendizaje online. Dado que más de la mitad de las personas refugiadas en el mundo viven en entornos urbanos, la importancia de las ciudades en la acogida de los refugiados se pone de relieve con la entrevista a la alcaldesa de Coventry, en Reino Unido, quien comparte las medidas puestas en marcha en su ciudad para favorecer la inclusión de ni?os y jóvenes refugiados en la ciudad, una cuestión de mero sentido común en su opinión.

El informe apela a los gobiernos, al sector privado, a la sociedad civil y a otros actores clave a unir fuerzas para encontrar soluciones que refuercen los sistemas educativos nacionales y se vinculen con itinerarios educativos certificados, y para asegurar y salvaguardar una financiación sostenible para la educación. El informe concluye que, si no se adoptan ese tipo de medidas, corremos el riesgo de producir una generación perdida de ni?os y ni?as refugiados privados de una educación.

Los riesgos que pesan sobre la educación de los refugiados no se limitan a la COVID-19. Los ataques contra escuelas son una triste realidad que va en aumento. El informe pone también el foco en la región africana del Sahel, donde la violencia ha obligado al cierre de más de 2.500 escuelas, poniendo en riesgo el acceso a la educación para 350.000 estudiantes.

Nota para los redactores:

Sobre el informe:

Uniendo fuerzas por la educación de las personas refugiadas” es el quinto informe anual de ACNUR sobre educación. El primero, “Missing out” (Oportunidades Perdidas), se lanzó en 2016 antes de la Cumbre de la Asamblea General de las Naciones Unidas para los Refugiados y los Migrantes, celebrada en septiembre de ese mismo a?o. El informe hacía un llamamiento a los donantes a proporcionar financiación plurianual y previsible en favor de la educación de los refugiados. El segundo informe, “Olvidados: la educación de los refugiados en crisis”, publicado en 2017, pedía que la educación fuera considerada un elemento fundamental en la respuesta a las crisis de refugiados. El tercero, “Invertir la tendencia”, publicado en 2018, destacaba que, a finales de 2017, cuatro millones de ni?os y ni?as refugiados no asistían a la escuela. El cuarto informe, “Reforzando la educación de los refugiados en tiempos de crisis”, ponía de manifiesto la enorme brecha entre la educación secundaria y superior.

El informe de este a?o incluye un prefacio de Filippo Grandi, Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, así como un epílogo del futbolista Mohamed Salah, quien este a?o se ha convertido en el primer Embajador del Programa Escolar de Red Instantánea, creado en 2013 por la Fundación Vodafone y ACNUR para aportar una educación digital de calidad tanto a los estudiantes refugiados como a los de las comunidades que los acogen.

Sobre ACNUR

ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, lidera la acción internacional para proteger a las personas obligadas a huir de sus hogares a causa de los conflictos y la persecución. Brindamos asistencia humanitaria de emergencia como cobijo, alimentos y agua, ayudamos a salvaguardar los derechos humanos fundamentales y desarrollamos soluciones para asegurar que las personas desplazadas tengan un lugar seguro al que llamar hogar y donde puedan construir un futuro mejor. También trabajamos para garantizar que las personas apátridas obtengan una nacionalidad.

Contactos para medios:

Para cuestiones técnicas sobre educación, puede contactar con:

  • Becky Telford, Responsable de Educación de ACNUR, [email protected], +45 45 33 63 35
  • Mamadou Dian Balde, Subdirector de la División de Resiliencia y Soluciones de ACNUR, [email protected], +41 22 739 87 95
  • Jennifer Roberts, Servicio de Educación de ACNUR, [email protected], +45 45 33 65 22
  • Benoit d'Ansembourg, Servicio de Educación de ACNUR, [email protected], +45 45 33 64 07

Portavoces de ACNUR en la sede en Ginebra:

Portavoces de ACNUR en nuestras operaciones en el mundo:

 

*Mohamed Salah no está disponible para entrevistas. Para toda cuestión relativa al epílogo de Mohamed Salah sobre su papel como embajador del Programa Escolar de Red Instantánea, puede contactar con Colin Kampschoer, en la oficina de ACNUR en Londres, [email protected], +44 7395 798527

 

Para las cadenas y programas de radio y televisión, agencias de noticias y otros profesionales de los medios: pueden encontrar un paquete completo de contenido multimedia, el informe y los datos de contacto de los portavoces globales de ACNUR y en los diferentes países en la página de medios.